Durante ocho horas el auxiliar Gustavo Alberto Esquivel Rojas luchó por conservar su vida después de ser víctima de la emboscada atribuida a las Farc.

El pasado viernes, 2 de septiembre, la incertidumbre de la cantidad de uniformados que habían sido asesinados en el ataque en la vereda Corozal del corregimiento de San Luis, zona rural de Neiva, Huila, era latente.

No fue hasta las 7:00 de la noche, aproximadamente, que un mensaje de WhatsApp, informando que había un uniformado con vida, revivió las esperanzas.

Le puede interesar: “El primer objetivo del Ministerio es la conectividad en Colombia” : Petro posesiona oficialmente a Sandra Urrutia como ministra TIC

Un mensaje del auxiliar Esquivel Rojas a una de sus compañeras, daba la buena noticia de que había un sobreviviente que luchaba por mantenerse a salvo.

Tras recibir el mensaje, el Gaula Militar de la Novena Brigada se desplegó para ubicar al uniformado “a través de la débil comunicación desde su equipo celular”.

Hacia las 10:30 de la noche el Auxiliar Gustavo Alberto Esquivel Rojas, fue ubicado por los soldados, quienes en un principio dudaron de su identidad al hallarlo vistiendo prendas de civil.

Le recomendamos leer: Disidencias de las FARC podrían ser las responsables del asesinato a los siete policías en Huila

“Débil, hizo uso de las pocas fuerzas que le quedaban para mostrar su identificación y contar un breve relato de cómo logró escapar y sobrevivir al demencial ataque”, afirma el comunicado.

El comunicado cuenta que tras la explosión y desorientado por el efecto de la onda explosiva, el joven auxiliar, junto a uno de sus compañeros, se precipitaron por un caño; desafortunadamente, el Policía, que habría logrado escapar, falleció producto de la gravedad de las heridas, mientras los otros uniformados eran asesinados con ráfagas de fusil.

En el material que se grabó al momento del rescate, se ve y se escucha que el auxiliar se encontraba desorientado, pero sobre todo asustado por lo que le había tocado vivir.

“Esquivel Rojas se sintió a salvo, pero insistentemente preguntaba por el estado de sus compañeros. Ya en el casco urbano de Palermo, lo esperaba una ambulancia de la Policía que lo trasladó a la capital huilense”, confirmó el comunicado.

El auxiliar sigue en proceso de recuperación.