La policía develó cómo los contrabandistas de textiles y zapatos, procedentes de Asia, están ocultando la mercancía para evadir las inspecciones aduaneras.

Las mafias del contrabando están usando los potreros y lotes vecinos de grandes bodegas para enterrar, bajo pasto seco, cientos de bultos de prendas de vestir falsificadas de reconocidos diseñadores internacionales.

Cerca de Facatativá fueron halladas aproximadamente 50.000 prendas de vestir y zapatillas deportivas.