Un “limpiaparabrisas” decidió agredir el vehículo de un conductor por negarse a recibir los servicios, las autoridades lograron capturar al sujeto, pero quedó en libertad.

Esta situación no es ajena, los conductores de la ciudad se quejan por la problemática de la intolerancia con los limpiavidrios.

“Desafortunadamente uno no quiere que le hagan la limpieza al carro, pero te tiran el agua, ellos tienen derecho al trabajo, pero tienen que respetar”, indicó el conductor José Ernesto Reyes.

Las autoridades asocian el incremento de las personas que frecuentan los semáforos para esta actividad con la migración venezolana.

El norte de Cali es la zona donde más frecuentan los limpiaparabrisas.