La Dijín de la Policía logró en las últimas horas la captura en Medellín y Pereira de dos mujeres integrantes de una red internacional de trata de personas. Las delincuentes eran las encargadas de reclutar mujeres colombianas a través de falsas ofertas de trabajo para luego llevarlas a China y explotarlas sexualmente en contra de su voluntad.

Según el general Jorge Luis Vargas, director de Investigación Criminal e Interpol (Dijín), «las víctimas eran sometidas a abusos sexuales permanentes, en cuartos oscuros y sin acceso a comunicaciones. Eran prostituidas de forma sistemática en contra de su voluntad y sin recibir  pago alguno. Les quitaban los pasaportes y les imponían millonarias deudas para que no pudieran regresar al país».

Una de las víctimas logró conectarse a Internet y contactó al Centro Cibernético de la Dijín, que de inmediato inició una investigación e interceptó las comunicaciones de la red criminal.

En varias de las interceptaciones conocidas por CM&, las reclutadoras hablan de engaños con tiquetes aéreos ficticios y además confiesan que les quitan las visas a las víctimas.

Gracias a la articulación entre las autoridades colombianas y las de China, todas las víctimas (entre las cuales había 5 colombianas), fueron liberadas y el centro de explotación fue desmantelado. Hasta el momento la Dijín ha capturado 14 integrantes de esta red internacional. Pronto habrá más capturas para desarticularla por completo.