El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, estaba en un recorrido por el barrio Siloé verificando las afectaciones por el invierno en la zona, fue desde ese punto donde decretó la calamidad pública.

Una de las camionetas que acompañaba la caravana del alcalde chocó contra una motocicleta.

El alcalde intentó conciliar ofreciendo 200 mil pesos, pero una mujer y otras personas no le aceptaron el dinero diciendo que eso no alcanzaba, entonces el alcalde se va.

Esta fue la conversación:

  • ‘’No me diga nada que yo no venía aquí. Me tengo que ir’’, indicó Ospina.
  • ‘’Sí, usted me responde. Ah… no eso no se van doscientos’’, aseguró la mujer.
  • ‘’Ya no les doy más, me tengo que ir’’, manifestó el alcalde.
  • ‘’Está bien señor alcalde’’, dijo la mujer.
  • ‘’Una moto que me baje que me tengo que ir’’, afirmó el alcalde.

Jorge Iván decide subirse a un ‘’mototaxi’’ y sin usar casco abandona el sitio para seguir con un recorrido por las zonas de vacunación en el oriente de la ciudad.

Publicidad

La Secretaria de Movilidad de Cali quedó a cargo de la situación.