Fueron diez los capturados por el CTI: el contralor de Antioquia, Sergio Zuluaga, quien se presentó en la Fiscalía; tres de sus contralores auxiliares; los alcaldes de los municipios de La Pintada, Jardín y San Carlos; el gerente del Hospital de Copacabana y dos particulares.

«Se pudo establecer dentro de la investigación que ellos cambiaban los hallazgos en las auditorías por dádivas que consistían en dinero, en contratación, en puestos en algunas organizaciones del departamento, de los municipios, como también algunos bienes muebles e inmuebles», indicó Claudia Carrasquilla, directora Nacional de Seguridad Ciudadana de la Fiscalía.

La investigación de la Fiscalía tiene que ver con la omisión que hizo la Contraloría de hallazgos de irregularidades entre 2016 y 2018.

«Concierto para delinquir, cohecho propio, cohecho por dar y ofrecer, celebración indebida de contratos, celebración de contratos sin los requisitos legales, tráfico de influencias, entre otros, todos ellos son delitos de corrupción que atacan claramente la administración pública», manifestó Adriana Villegas, directora de Fiscalía Medellín.

Los investigados habrían alterado los resultados de las auditorías en alcaldías y entidades a cambio de dinero y cargos.

Publicidad

«Los municipios intervenidos por la Contraloría y por ende donde se amañaron las auditorías regulares que hizo la entidad fueron Briceño, La Pintada, Montebello Jardín, San Carlos y al Hospital de Copacabana», señaló Ángela María Bedoya, directora de Fiscalía Antioquia.

La audiencia de legalización de captura se realizará este jueves en Medellín. Son tres las capturas pendientes: el subcontralor, quien estaría en los Estados Unidos y dos particulares. Entre tanto, se realizará la ocupación para extinción de dominio de propiedades de los capturados por un valor cercano a 13 mil millones de pesos.

Yolanda Bedoya