El secretario de Gobierno, Ulpiano Riascos confirmó que gracias a la información de ciudadanos y a un grupo especializado de investigación de la SIJIN de la Policía, este domingo en una construcción abandonada del barrio San Luís, se logró la recuperación de los siguientes elementos hurtados al barco hospital San Raffaele, en hecho ocurridos en la noche del sábado:

– Un motor Yamaha cilindraje 40 avaluada en $12.000.000

– Dos motores Suzuki cilindraje 115 avaluado en $80.000.000

– Una guadaña avaluada en $2.800.000

– Una idrolavadora avaluada en $2.600.000

– Un televisor de 50″ Panasonic avaluado en $3.000.000

– Dos baterías y cargador teléfono satelital

– Una centrifuga avaluada en $8.000.000

– Una motosierra avaluada en $200.000

– Herramienta en general avaluada en $10.000.000

– Tres extintores avaluados en $5.000.000

– Dos pipas de oxigeno avaluadas en $2.200.000

– Un computador todo en uno marca LENOVO

– Un DVD marca LG avaluado en $100.000

– Un televisor marca Samsung de 32″ pulgadas avaluado en $300.000

Este sábado desconocidos asaltaron el barco hospital San Raffaele, que provee atención médica a comunidades alejadas del Pacífico colombiano, cuando estaba atracado en el puerto de Buenaventura, denunció este domingo la Fundación Italocolombiana del Monte Tabor, propietaria de la embarcación.

“El día de ayer a las ocho y media de la noche diez sujetos fuertemente armados ingresan al muelle del barco hospital San Raffaele (…) y nos robaron diferentes equipos que nos sirven para la operatividad del barco hospital”, afirmó el presidente de la Fundación, Diego Orlando Posso, a través de Facebook.

El material recuperado fue dejado a disposición de la Fiscalía General de la Nación, seccional Buenaventura.

Las autoridades mantienen la recompensa de $ 10 millones de pesos a quien brinde información para capturar a los responsables del hurto a la embarcación horas después de haber llegado del rio San Juan donde el personal adelantaba labores humanitarias.

El barco San Raffaele fue inaugurado el 16 de junio de 2009 en Buenaventura, que tiene el principal puerto de Colombia en el Pacífico, y fue constituido con la colaboración de la ONG italiana Aispo y “la intervención parcial” del exfutbolista colombiano Iván Ramiro Córdoba, que sobresalió en el Inter de Milán.

Su misión es brindar servicios de salud a la “población desprotegida y ubicada en lugares apartados” por medio de brigadas y jornadas de salud.

El barco hospital retomará sus funciones en 20 días.