La profesora de la facultad de economía de la Universidad de los Andes y directora del Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas (CESED) de la misma institución, María Alejandra Vélez, cuestionó la efectividad de la fumigación aérea con glifosato que planea el Gobierno.

Aseguró que hay “suficiente evidencia que no es efectivo a largo plazo y tiene costos sociales en salud y afectación al medio ambiente”, además ataca al eslabón más débil de la cadena que son los cultivadores y no los narcotraficantes.

Publicidad

Le puede interesar: Las escandalosas grabaciones que comprometen a dos fiscales en Bucaramanga con corrupción

También advirtió sobre la resiembra y el riesgo que los cultivos se desplacen a zonas de reserva natural “se puede volver a sembrar en tres o cuatro meses en el mismo lugar o se puede dar el efecto globo que ocurre cuando los pequeños cultivadores o el narcotráfico se desplazan hacia zonas de reserva”, como territorios indígenas o Parques Naturales.

Según el CESED el Gobierno debe insistir en la sustitución de cultivos ilícitos y otras políticas de desarrollo sostenible antes de fumigar con glifosato que debe ser el último recurso.