Una de las mayores tragedias en cárceles colombianas se vivió el pasado martes en la ciudad de Tuluá  por un incendio  provocado luego de una riña entre reclusos que cobró la vida de al menos 53 personas y dejó 23 más heridas, según las cifras entregadas este viernes por las autoridades.

Mientras en las afueras de la cárcel familiares de los reclusos esperaban en medio del llanto saber la situación de los suyos, en Bogotá el ministro de Justicia, Wilson Ruiz, daba a conocer el balance de la tragedia, que atribuyó a un incendio provocado por una riña entre los reos que le prendieron fuego a las colchonetas en las que duermen.

El ministro detalló que entre los 24 heridos hay dos guardias del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) que “han sufrido lesiones leves”.

Podría leer: Ciclón Tropical Two: San Andrés continúa en alerta por aumento de vientos y lluvias en la isla

A falta de que concluyan las investigaciones, los informes aseguran que la mayoría de las personas perdieron la vida por “inhalar humo”.

INFIERNO EN PRISIÓN

El infierno en que se convirtió la cárcel de Tuluá comenzó pasada la 01.00 hora local (06.00 GMT) en el patio 8 de ese centro de mediana seguridad que alberga 1.267 reclusos.

Allí, según lo dicho por Ruiz, un reo le prendió fuego a una colchoneta y aunque los guardianes trataron de controlar las llamas estas se propagaron rápidamente por el lugar.

El fuego ganó fuerza porque los materiales con los que están hechas las colchonetas son de fácil combustión.

Ante la magnitud del incendio, pronto llegaron los Bomberos de Tuluá que controlaron las llamas y evitaron que estas alcanzaran otros lugares de la cárcel en donde había otros reclusos.

Conozca más: Guardia del Inpec que habría participado en fuga de ‘Matamba’, también será procesado por asesinato

De los 24 heridos, según el ministro Ruiz, 6 están en cuidados intensivos en un hospital local de Tuluá y dos más fueron llevados a Cali, la capital del departamento del Valle del Cauca, al que pertenece esta ciudad de unos 220.000 habitantes.

En Colombia hay un problema crónico de hacinamiento en las cárceles y en Tuluá ese indicador era del 17 %. Varias Administraciones se comprometieron y no cumplieron con la construcción de nuevos centros de detención en diferentes sitios del país.