El aumento de casos sospechosos de COVID-19 en la última semana mantienen en alerta a las autoridades de salud en Cali. En su mayoría son pacientes que no han sido sometidos a una prueba.

Le puede interesar: La ONU vincula a Maduro y al Gobierno venezolano con «crímenes de lesa humanidad»

En Cali ya son 42.493 casos confirmados de COVID-19 y aunque hay entre 300 a 500 nuevos reportes diarios, lo que representan un comportamiento estable del virus, las autoridades de salud están en alerta por el incremento de pacientes sospechosos.

“Hemos pasado de tener de 700 a 750 casos, a tener 1000 y 1050 casos reportados», aseguró Miyerlandi Torres, secretaria de Salud de Cali.

Pese a que algunas personas con dificultad respiratoria han sido diagnosticadas con otras patologías, los monitoreos son permanentes, especialmente, por la apertura económica.

«La identificación de los casos positivos, el rastreo de contactos en el ambiente familiar y social», aseguró la secretaria de Salud.

Publicidad

Conozca más: La recesión mundial será menos dura de lo previsto para 2020: OCDE

Por otra parte, el Consejo Departamental de Riesgo prorrogó la calamidad pública por coronavirus hasta el 30 de noviembre.