A plena luz del día y en cuestión de segundos, se acercan delincuentes en moto y armados para intimidar a sus víctimas, y les roban sus pertenencias cuando transitan por las calles de Medellín.

En algunos casos son fleteos a conductores de vehículos, otras personas están en vía pública expuestas a los criminales que están al acecho.

Expertos en seguridad aseguran que los atracos aumentaron debido a la contingencia por el coronavirus (COVID-19).

‘’Aumentaron en el área metropolitana porque es el afán de conseguir recursos por parte de los grupos armados por la época que se viene, que es una nueva cuarentena o los afectó en paga diario y vacuna porque el comercio estaba cerrado. Se viene la reapertura y se ve la oportunidad de recuperar las finanzas perdidas en diciembre’’, indicó el director de CORPADES, Fernando Quijano.

Ante la falta de policías en algunos casos, los ciudadanos toman justicia por mano propia y retienen a la fuerza a estos delincuentes para golpearlos y destruir las motos en las que se movilizan.

Publicidad

Habitantes de Medellín coinciden en que los robos aumentaron en la ciudad y que sienten más tranquilidad cuando son linchados.

Entre tanto en el barrio Buenos Aires (nororiente de Medellín), la comunidad denunció un presunto caso de abuso policial en el que un uniformado toma por la fuerza a un vendedor ambulante para esposarlo.

Posteriormente, en medio de un forcejeo lo lleva hacia una patrulla de la institución.

Frente a esto el alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle, se pronunció en su cuenta de Twitter y expresó que no está de acuerdo con la violencia y exceso de autoridad.

La Policía aún no se ha pronunciado sobre ninguno de los casos.