Por las estrechas calles del cementerio católico Calancala, 260 cortejos fúnebres transitaron durante el mes de junio.

Se superaron todos los récords de un histórico diario y mensual en el camposanto.

Hemos tenido un incremento del 60 % en cuanto al servicio de inhumaciones, ya que pasamos de un promedio diario de 5 o 6 a 15 o 18”, dijo el gerente del cementerio Calancala, José Franco.

Todo comenzó en la primera semana de junio cuando ascendió la curva de muertos por COVID-19, en ese momento la orden de la alcaldía, fue inhumar a los cadáveres.

Lo anterior, porque no daban abasto los hornos crematorios en Barranquilla.

Por bioseguridad en el cementerio rige una norma para tener el menor contagio posible con el féretro.

Publicidad

Según el Ministerio de Salud, ayer se registraron 76 muertes por COVID-19 en el departamento de Atlántico, de ellos 51 en Barranquilla.

Dicho departamento es la segunda zona con más contagios por coronavirus en el país, después de Bogotá.

A la fecha se registran 25.181 casos confirmados en Atlántico.