El gerente del Banco de la República, Juan José Echavarría, presentó al Congreso un estudio sobre el impacto que tendría un aumento del salario mínimo de manera extraordinaria, tal y como lo solicitó el senador Uribe.

El estudio elaborado por el equipo de investigadores del Banco de la República, arroja tres conclusiones claves, las cuales permiten inferir que la propuesta elaborada por el senador Uribe no es viable.

La primera conclusión dice que “aumentos del salario mínimo disminuyen la creación y aumentan la destrucción del empleo formal”. Los expertos señalan que para el promedio de empresas, un incremento del 1 % en el costo de la nómina podría acabar 18.000 puestos de trabajo formales en tres meses.

La segunda conclusión expone: “Un salario mínimo más alto aumenta la informalidad y disminuye la calidad del empleo”, en este punto, los investigadores del Emisor exponen que habría un incremento en más de 21.000 puestos informales.

Tercero: “Disminuye la flexibilidad de los salarios y afecta la probabilidad de contratación de los trabajadores menos educados o más jóvenes”, el estudio cita que este impacto se daría especialmente en épocas de desaceleración económica, como la que atraviesa actualmente el país.