Una creciente súbita del río de Oro causó una tragedia, las enfurecidas aguas se llevaron a una mujer y a su hija de tres años en Piedecuesta.

Según los organismos de rescate, la tragedia que deja la avalancha se originó cuando la mujer y su pequeña hija departían en las riberas del río de Oro en Santander.

Tras intensas labores de búsqueda, esta mañana fueron hallados los cuerpos de la madre e hija.

Hace cuatro meses en el mismo sector, otra creciente súbita del río de Oro, causó su desbordamiento.

Dicha avalancha dejó un saldo de tres muertos, seis desaparecidos, dos heridos y millonarias pérdidas.

En esa tragedia un bebé de nombre Dylan, se convirtió en el símbolo de vida tras sobrevivir por varias horas enterrado en el lodo.

Su mamá y sus hermanitos no corrieron con la misma suerte y aún siguen desaparecidos.