Por las manifestaciones y los disturbios provocados durante la jornada de marchas de este jueves en Bogotá y Popayán, las negociaciones entre Gobierno y estudiantes están en un punto muerto.

Los estudiantes solicitaron la presencia de la Conferencia Episcopal y también un balance de la Defensoría del Pueblo, institución que está ultimando los detalles para presentarlos en la mesa de negociación.

CM& pudo establecer la llegada del alto concejero para los Derechos Humanos de la Presidencia de la República, Francisco Barbosa, quien hizo presencia para intentar que los acuerdos que ya estaban con unos avances significativos en materia presupuestal y de recursos no se perdieran.

La diferencia de los 11 mil millones de pesos que tenían los estudiantes con el Gobierno ya se había zanjado. Se puede establecer que las negociaciones están en un punto muerto a la espera del balance de la Defensoría del Pueblo.