Son cerca de 450 obreros los que trabajan arduamente, día y noche, para alcanzar la meta de la presa.

“Estamos en la parte del pozo compuertas, ahí estamos en vertederos trabajando para solucionar el problema que hay. Estamos emparrillados, vaciando las partes que faltan para solucionar el problema que tenemos y para terminar las compuertas”, sostuvo Abel Aviléz, uno de los obreros que trabaja en la presa.

Maquinaria pesada transporta el material de tierra y roca, a contrarreloj para que el agua pueda ser llevada al vertedero.

Miguel Ángel Echeverri, otro de los trabajadores de la presa, indicó que “se está llenando el nivel de la presa, para poder cerrar las compuertas de casa máquinas, que es captación. Al cerrar captación se va a llenar el nivel de la presa a 410 metros para poder bajar a vertederos”.

Para los obreros que permanecen allí las 24 horas de los siete días de la semana, vale la pena correr el riesgo para que la hidroeléctrica entre en operación. Dicen que nunca han perdido la fe.

Según el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, en menos seis días se llegaría a la meta del vertedero y en dos o tres más se terminaría la presa.

¿Por qué informarse con el Canal 1?

Recuerde que en el sistema informativo del Canal 1 puede encontrar temas de actualidad sobre las regiones, la política, la economía y los acontecimientos a nivel nacional e internacional.

Lea más noticias en el Canal 1