Durante toda la semana, circuló por las redes sociales este volante (ver video) invitando en Cali, a todo el que quisiera participar de un encuentro desenfrenado de pasiones sexuales.

La promoción al bacanal tenía además como título ‘La orgía más grande del mundo’ y gratis.

A penas oscureció, empezaron a llegar clientes en carros, motos, a pie y hasta “repartidores” de domicilios. Pero no los dejaron entrar.

“Hay un panfleto en la puerta que no hubo evento por mala información”, dijo Daniel García, asistente al evento.

No se sabe si la intervención de las personas de la casa de al lado contribuyó a que los convidados al jolgorio se hubieran ido juiciosos para sus casas.

Al lado del club nocturno, está la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, la de la reconocida hermana María Luisa Piraquive, la mamá de la exsenadora Alexandra Moreno Piraquive, recordada por un caso de discriminación.

En esta oportunidad sus feligreses solo intentaron mantener el recato en su zona.

Se cree que la mediación de los devotos al otro lado de la pared del recinto de lenocinio, afectó los ánimos de los descarriados.

También se cree que no se pudo llevar a cabo el bacanal por el bullicio causado por el volante que llegó a los alumnos de varios colegios.

“Ese es un tema que se ha movido por las redes sociales en los últimos días, nos preocupa sobre todo que nos esté llegando este tema a la niñez y que esté llegando un mensaje equivocado”, afirmó Juan Pablo paredes, secretario de gobierno de Cali.

La invitación que además les ofrecía a los asistentes el derecho a participar, le causó estupor hasta la Policía.

Para el agrado de su selectivo público, el club nocturno cambió el letrero. Hoy, 28 de mayo, anunció que entrará de nuevo en operaciones la próxima semana.