La alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, instó el viernes a los Estados a tomar medidas audaces para dar efecto rápido y real al derecho a un medio ambiente saludable, tras la decisión histórica del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El Consejo de Derechos Humanos reconoció hoy por primera vez, en su resolución 48/13, que tener un medio ambiente limpio, saludable y sostenible es un derecho humano.

El Consejo instó a los Estados a trabajar juntos, y con otros socios, para implementar este derecho recientemente reconocido.

 

Lea más: Comenzó la temporada de matrículas en Bogotá con una oferta de más de 97 mil cupos disponibles

 

Al mismo tiempo, mediante una segunda resolución (48/14), el Consejo también aumentó su enfoque en los impactos que el cambio climático tiene en los derechos humanos mediante el establecimiento de un Relator Especial dedicado específicamente a esa cuestión.

“La acción decisiva del Consejo de Derechos Humanos para reconocer el derecho humano a un medio ambiente limpio, saludable y sostenible tiene que ver con la protección de las personas y el planeta: el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que comemos. También se trata de proteger los sistemas naturales, que son condiciones previas básicas para la vida y el sustento de todas las personas, dondequiera que vivan”, dijo el la Alta Comisionada. “Habiendo hecho este llamado durante mucho tiempo, me complace que la acción tomada hoy por el Consejo reconozca claramente la degradación ambiental y el cambio climático como crisis de derechos humanos interconectadas”.

 

Lea también: Policía colombiana dio a protesta social tratamiento de guerra, dice misión

 

“Ahora se requieren acciones audaces para garantizar que esta resolución sobre el derecho a un medio ambiente sano sirva como catalizador para impulsar políticas económicas, sociales y ambientales transformadoras que protejan a las personas y la naturaleza”, agregó.

Al comienzo del actual período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, la Alta Comisionada describió las triples amenazas planetarias del cambio climático, la contaminación y la pérdida de la naturaleza como el mayor desafío de derechos humanos de nuestra era.