Son hechos de inseguridad y vandalismo en Barranquilla y Soledad, episodios repetitivos incluso bajo la lluvia y con la escasa la presencia de las autoridades en las calles.

Este jueves, mientras llovía, más de una docena de clientes que estaban en la terraza de una panadería fueron asaltados por delincuentes armados: parrilleros se bajaron de motocicletas mientras los conductores de la moto esperaban.

En cuestión de 40 segundos, despojaron de celulares y otras pertenencias a los comensales. No es el primer hecho de inseguridad en el sector: la delincuencia gana terreno.

También puedes leer: Cuatro años de espera: estudiantes de la U. del Atlántico protestan por obras inconclusas de sus instalaciones

“Siendo las 12:45 exactamente, al mediodía, los delincuentes aprovechando la hora pico […] cuando la gente está almorzando. Me imagino que la Policía a esa hora está almorzando, habían arroyitos y aprovecharon esa hora para despojar de sus pertenencias a clientes que estaban consumiendo alimentos a esa hora, describe los hechos Rodrigo Sánchez, comerciante del sector.

“Ellos llegaron caminando, venían del lado de la segunda brigada y los compinches los estaban esperando por acá. Eran tres motos con seis sujetos. Habían dos en cada moto y salieron en contravía hacia la Brigada. Falta presencia de la Policía y de las autoridades acá en este sector. Ya esto se está complicando. Ha habido muchos atracos“, añade Sánchez a su testimonio.

Otro hecho grave se registró en el barrio Villa María de Soledad, en el área metropolitana de Barranquilla cuando en medio de la lluvia, fue saqueado un camión transportador de alimentos.

Inicialmente hubo un enfrentamiento de pandillas en el sector y luego se produjo el saqueo masivo, en medio de la impotencia del conductor.