No había terminado el consejo de seguridad liderado por el viceministro de Defensa y los mandos de la Fuerza Pública, en el norte del Cauca, cuando se conoció del asesinato del patrullero Leoneris Orozco Fandiño en pleno casco urbano de Toribio.

‘’En una acción conocida como ‘plan pistola’ es lesionado un patrullero del municipio de Toribio, adscrito a la estación de Policía el cual posteriormente fallece’’, indicó el secretario de Gobierno del Cauca, Luis Cornelio Angulo.

La versión de las autoridades indica que el uniformado llegaba a su casa cuando fue abordado por sujetos armados que lo impactaron con arma de fuego provocando su muerte de manera instantánea.

‘’Es área de influencia de la disidencia Dagoberto Ramos, la cual, al parecer, es la responsable de esta situación’’, agregó Angulo.

Este es el tercer hostigamiento contra la Fuerza Pública en esa población en lo corrido del 2020, pero la primera que deja una víctima mortal.

La acción subversiva que dejó a la comunidad en medio del fuego cruzado no causó lesionados entre los civiles.

Publicidad