De manera sorpresiva y tras una sesión extraordinaria, la Junta Directiva del Banco de la República, anunció medidas para garantizar mayor liquidez en la economía colombiana y hacer frente a fenómenos como la fuerte alza del dólar, el desplome del petróleo y los efectos económicos del coronavirus.

Al término de la sesión, el gerente general del Banco de la República, Juan José Echavarría explicó que una de las medidas es una subasta de divisas.

Las autoridades económicas dieron a conocer un comunicado en el que informan que las medidas están “encaminadas a reforzar la liquidez del sistema de pagos, en el contexto de la extrema volatilidad global”.

En términos muy técnicos, el comunicado precisa los detalles de las medidas en los siguientes términos:

1. Establecer un nuevo mecanismo de cobertura cambiaria mediante operaciones forward de cumplimiento financiero (Non-Delivery Forwards – NDF). Las condiciones del nuevo mecanismo son las siguientes:

o Mecanismo: Subasta de precio uniforme
o Monto: USD 1000 millones
o Precio forward: Se determinará en la subasta
o Plazo: 30 días que podrán ser renovables
o Contrapartes: Intermediarios del Mercado Cambiario elegibles

Este mecanismo busca facilitar la negociación en moneda extranjera de los participantes del mercado en el contexto del esquema de inflación objetivo con tipo de cambio flexible.

2.Permitir el uso de papeles de deuda privada calificada y en las condiciones establecidas en la convocatoria como títulos admisibles en las operaciones de expansión transitoria.

3. Extender el acceso a los fondos administrados a través de sus diferentes administradores, sociedades comisionistas de bolsa, sociedades fiduciarias y sociedades administradoras de inversión (SAI), a las subastas de expansión transitoria del Banco de la República, utilizando títulos de deuda privada. En consecuencia, dichas entidades podrán hacer uso, a partir de la fecha, de estas operaciones de liquidez overnight y a plazo.

4. Ampliar los cupos de las subastas de liquidez, a partir del día de mañana, a $17 billones de los cuales $12 billones corresponden a repos de deuda pública y $5 billones de deuda privada.