El crimen de una mujer de 27 años, abogada y decoradora, conmocionó a Barranquilla. La mujer fue citada por redes para un servicio de decoración, pero terminaron con su vida.

La familia de la víctima se encuentra consternada. Piery era la menor de tres hermanas y la luz de los ojos de su padre, notario en el municipio de Repelón, en el Atlántico.

“Como padres no le conocíamos problemas. Nunca nos manifestó que tuviéramos problemas con alguien”, aseguró Gabriel Charris Zanz, papá de la víctima.

Además de abogada, la mujer se desempeñaba como decoradora de fiestas. La contactaron en redes con el fin de atender un supuesto servicio, pero la cita, era en realidad con su presunto victimario.

La Policía sigue el rastro electrónico del interlocutor de la mujer.

Las autoridades ofrecieron una recompensa de 10 millones de pesos por información que conduzca a la captura de los ordenadores y perpetradores del crimen.