El alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo endureció esta noche las medidas para frenar la propagación del coronavirus que ya tiene a cinco personas infectadas en la capital del Atlántico.

«Barranquilla no sale a la calle. Esto no es un simulacro. Es una realidad. No son medidas temporales para el fin de semana. Estarán vigentes hasta nueva orden”, dijo el alcalde Pumarejo.

El mandatario anunció que los niños, niñas y adolescentes «no podrán salir a la calle salvo a diligencias excepcionales y en compañía de adultos».

Anunció también que «las reuniones, sociales, familiares y de cualquier índole, están prohibidas en la ciudad».

También se prohibió «la aglomeración en espacio público».