El presidente Iván Duque le envió un mensaje de bienvenida al país a la monja Gloria Cecilia Narváez, quien fue liberada tras estar más de 4 años secuestrada en Malí, África.

Nos llena de alegría el regreso a casa de la hermana Gloria Cecilia Narváez, liberada en octubre tras 4 años y 8 meses de su secuestro en Malí, África“, dijo Duque en la red social Twitter.

Exaltamos su fortaleza y valentía, le damos la bienvenida a Colombia para que continúe su trabajo por los más vulnerables“, agregó el mandatario.

Te puede interesar: La nueva forma para solicitar el pasaporte: explica la Cancillería

A su regreso al país, la hermana Narváez manifestó su agradecimiento a todas las persona que colaboraron con su liberación.

Yo estoy muy agradecida con todo el trabajo que ustedes han hecho (…) De todo corazón les agradezco, están en mi corazón y en mis oraciones“, dijo en Bogotá la monja a los policías colombianos que participaron en las operaciones que derivaron en su regreso a la libertad.

Es la fe las que nos mantiene con esperanza“, agregó.

Mira también: La Corte Constitucional pidió explicaciones sobre la crisis carcelaria durante la pandemia

Narváez fue recibida en Bogotá no solo por los policías sino también por las hermanas de la Congregación Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, de la que hace parte.

Aunque fue duro y difícil estar en este desierto, yo creo que Dios fue grande conmigo y me dio la oportunidad de seguir viviendo mi misión“, expresó a periodistas.

La monja viajó desde Roma, donde se entrevistó con el papa Francisco el 10 de octubre, un día después de ser liberada, en un vuelo que hizo escala en Madrid.

En video: Balacera frente a la Clínica de Occidente entre policías y ladrones

Su destino final será Pasto, capital del departamento de Nariño, del que la mujer es oriunda.

La religiosa, que manifestó que durante todo su cautiverio estuvo bien de salud, fue secuestrada el 7 de febrero de 2017 en Karangasso, en el suroeste de Mali, en las zonas fronterizas con Costa de Marfil y Burkina Faso.

La monja de 59 años realizaba su labor humanitaria y de evangelización en el continente africano en Benín y posteriormente en Mali.