De los cinco nuevos CAI que anunció la anterior administración de Bogotá tres tienen observaciones presupuestales, otro no se construyó y uno más tiene qué ser demolido.

El que tiene que ser demolido fue construido en una reserva vial, sin licencia y se entregó sin servicios públicos.