La Policía de Cundinamarca sorprendió en las últimas horas a 40 personas, entre ellas un menor de edad, violando las medidas sanitarias en plena pandemia.

Los capturados se encontraban clandestinamente realizando peleas de gallos.

Dos personas fueron puestas a disposición de la Fiscalía por el porte ilegal de armas de fuego. Un sujeto llevaba un revolver calibre 38 y el otro un revolver calibre 32.

53 gallos de pelea fueron puestos a disposición de Protección Animal.

El establecimiento fue sellado por al menos 10 días por la conducta irregular.