El cuerpo de la niña Yuliana Samboní llegó a Bolívar Cauca, de donde ella era oriunda y donde tendrán lugar sus exequias. El pueblo entero está en pie pidiendo justicia.

Una fila de camiones con indígenas caucanos recibió y acompañó al carro fúnebre que lleva el cuerpo de Yuliana Samboní por las trochas de la vereda Los Milagros en el municipio de Bolívar, donde hace siete años nació la niña que fue asesinada, torturada y violada, presuntamente, por el arquitecto Rafael Uribe Noguera.

Con banderas y camisetas blancas, pidiendo justicia, y exponiendo cartelas expresando repudio por este feminicidio, los indígenas le rindieron un homenaje antes de dar inicio a las exequias.

Mañana será sepultada en su natal Bolívar, municipio que la vio crecer hasta hace cuatro años cuando llegó a Bogotá donde fue raptada el pasado domingo. Después apareció muerta en un apartamento en el norte de la capital del país, en un suceso que sacudió a la opinión pública colombiana.

Publicidad

Los indígenas caucanos advirtieron que la si la justicia ordinaria no impone un castigo ejemplarizante al responsable de este crimen, ellos están listos a asumir el proceso dentro de su jurisdicción aborigen.