Una crítica situación viven los productores de leche en el departamento de Cundinamarca, ante los cierres y bloqueos de vías principales se han visto obligados a botar el líquido.

Dolorosas y desgarradoras son las imágenes que se repiten en cada finca lechera de los municipios de la Sabana cundiboyacense.

 

Le puede interesar: Habilitan corredor vial del Tequendama tras acuerdo con Gobernación de Cundinamarca

 

La producción de leche no puede parar y ante los bloqueos de las vías que comunican a Bogotá con estos municipios, las grandes industrias no tienen como comprarles la leche.

15 mil familias sin ingresos y dos millones de litros de leche que se pierden al día, mientras unos padecen de hambre en el país, sobre lo verdes prados de Cundinamarca se derrama la preciada leche.