Maicol Andrés Cuenú Largacha, de 14 años de edad, estaba el pasado miércoles jugando con sus amigos en el río Cauca, pero la fuerza de la corriente lo arrastró y desde entonces su familia lo busca desesperadamente.

«Sabemos que él tomó con otros compañeros el rumbo de venir a nadar, pensamos que no era posible porque estaba lloviendo, había frío, todo eso, pero se metieron al río. Dicen los testigos reales que él se metió y no lo volvieron a ver», contó su padrino, Jorge Hurtado.

Seis rescatistas del Cuerpo de Bomberos realizan un recorrido por la amplia zona rodeada de vegetación, intentando encontrar al menor.

«Es difícil porque estamos en invierno, el río está crecido y es muy largo el trayecto«, dijo el sargento Jesús Vásquez, comandante de turno de los Bomberos de Cali.

El organismo de socorro reiteró el llamado a los padres para que no permitan que sus hijos ingresen al caudaloso afluente, sobre todo en la temporada de lluvia.