Un pequeño altar es todo lo que una esposa y un hijo tienen para despedir a un joven colombiano que falleció en los últimos días a causa de un accidente de tránsito en Polonia.

Un primo de su pareja, que también viajó a ese país con intención de trabajar, le dio la fatal noticia a la joven esposa.

Lea más: Mujer se reencuentra con su familia después de 23 años de ser reclutada por las Farc

En medio del dolor a Katherine le ha tocado gestionar la posible repatriación del cuerpo, o en su defecto las cenizas, pero ha sido imposible.

“Él se fue con la idea de cumplir un sueño, mejorar la calidad de vida de su hijo y la nuestra (…) Nos hemos comunicado telefónicamente con la embajada de Colombia en Polonia se pusieron al frente, pero el avance no ha sido mucho porque el trámite allá es muy lento”, explicó la esposa de la víctima.

Mientras tanto el cuerpo de Johan Fonseca reposa en una morgue y su hijo solo recuerda lo último que él le dijo a través de una llamada telefónica dos horas antes del accidente.