La historia de un robo de joyas como de película en San Petersburgo, Rusia, terminó con una captura espectacular en Bogotá, pues el jefe de la banda de ladrones terminó refugiándose en su tierra natal cuando cayeron sus cómplices en Europa.