El director de la Agencia para la Sustitución de Cultivos Ilícitos, Eduardo Díaz, reconoce que existen dificultades en varias regiones donde se adelanta este programa sobre todo en el municipio de Tumaco por la presencia de disidencias de las Farc y redes criminales que amenazan a líderes campesinos.

Eduardo Díaz asegura que en la medida que el programa es exitoso los que se lucran de manera ilegal de estos cultivos ven que sus intereses están siendo afectados.

“Nosotros estimamos que cada hectárea de coca levantada le implica una pérdida a las redes criminales de 24 millones de pesos al año, quienes se lucran de eso están actuando en contra del programa y amenazan a las comunidades a los funcionarios incluso están llegando asesinar líderes comunitarios”.

Además señala que han sido asesinados en los últimos cinco meses cerca de 30 líderes campesinos.

“Pero la verdad es que son ciudadanos que han sido vilmente asesinados y con ellos buscan obstaculizar que el proceso de paz que avanza en el país, repito no solamente quienes quieren esas personas que hacen esos crímenes, también quieren hacer trizas el acuerdo de paz”.

Asegura que uno de esos son las disidencias de las Farc pero destaca que por eso se ha reforzado la presencia militar en la zona de Tumaco especialmente.

“Hay una presencia del Estado porque estás disidencias también quieren hacer trizas el acuerdo de paz, de lado y lado, quienes quieren hacer trizas el acuerdo, las comunidades por supuesto esperan y el Estado les está brindando acompañamiento con la fuerza pública, de seguridad militar diferente a la que se hacía en el pasado con presencia permanente de la fuerza pública en los territorios”, dijo Díaz.

A pesar de las dificultades que implica adelantar el programa de sustitución de cultivos de coca, Eduardo Díaz destaca que se ha avanzado porque en Tumaco hay ya 9.415 familias vinculadas con 6.457 hectáreas de coca levantadas y se vincularán entre abril y julio otras 8.500 familias para levantar 6.296 hectáreas y llegar a la meta de 13.000 hectáreas a mayo. A nivel nacional la meta son 50.000 hectáreas levantadas.