En las últimas horas en el departamento de Bolívar, unidades de las Fuerzas Militares, en coordinación con la Policía Nacional y con apoyo de la Fiscalía General de la Nación, dieron muerte a alias ‘Mocho Tierra’, cabecilla de la subregión sur del frente Darío Ramírez Castro, y a tres terroristas más de este Grupo Armado Organizado.

Gracias a labores de inteligencia de las Fuerzas Especiales del Ejército Nacional y la Fuerza Aérea Colombiana se logró realizar la operación sobre una zona campamentaria ubicada en la vereda La Cachaza del municipio de Montecristo, sur de Bolívar, donde de manera preliminar se incautaron tres fusiles de asalto, tres pistolas, proveedores, munición, equipos de comunicaciones, material de intendencia y documentación de interés. Todos estos elementos quedarán a disposición de la Fiscalía General de la Nación.

Alias ‘Mocho Tierra’ era considerado como un objetivo de alto valor y estaba vinculado con la planeación y ejecución de acciones terroristas contra la población civil y la Fuerza Pública en los departamentos de Antioquia y Bolívar; llevaba más de 27 años en este GAO y actualmente tenía bajo su mando tres frentes del ELN.

Se desempeñó, entre otras actividades criminales, como cabecilla de la compañía ‘Héroes de Tarazá’ y actualmente estaba encargado de acopiar las finanzas derivadas del narcotráfico y la explotación ilícita de yacimientos mineros en la región, cuyos dividendos mensuales eran de aproximadamente 4 mil millones de pesos para esa organización ilegal.

Este individuo tenía un proceso judicial por el delito de terrorismo, el cual era adelantado por un Fiscal especializado de Medellín. Alias ‘Mocho Tierra’, además, estaba vinculado en el planeamiento y ejecución del secuestro del avión Fokker de Avianca en 1999 y del asesinato de varios integrantes de la Fuerza Pública.

También fue el responsable del secuestro del cabo segundo Jair de Jesús Villar Ortiz en la vereda El Diamante del municipio de Segovia, Antioquia, en febrero del 2016.

Con la neutralización de alias “Mocho Tierra”, y de los tres terroristas del frente de guerra Darío Ramírez Castro, se afecta el subsistema de mando y control de la organización narcoterrorista; se neutralizan acciones estratégicas de expansión criminal sobre los departamentos de Antioquia y Bolívar; se impide el planeamiento, conducción y ejecución de acciones terroristas contra la Fuerza Pública, la población civil y los activos estratégicos del Estado; y se disminuye el autofinanciamiento con las rentas ilícitas del narcotráfico, lo que impacta la capacidad logística y estructural de esta organización criminal.