Autoridades desarticularon una organización criminal dedicada al lavado de activos al servicio del ‘Clan del Golfo’. Se logró la captura de cuatro de sus integrantes entre los que se encontraba su cabecilla conocido como “El Doctor”. 

En una operación en Pereira fue capturado Hipólito Mendoza Zea y  tres de sus colaboradores en las ciudades de Medellín (Antioquia) y Santa Marta (Magdalena), quienes entre 2011 y 2020, habrían estructurado más de 11 empresas que registraron un patrimonio en activos superior a los 109 mil millones de pesos.

 

Lea también: Atentado al Ejército dejó un soldado muerto y dos heridos en Tame, Arauca

 

Su actuar criminal consistía en ofrecer un portafolio de servicios a narcotraficantes para la creación de empresas fachada en asocio con profesionales corruptos con los que diseñaba maniobras estratégicas de lavado de dinero.

Se conoció que para esto contaban con profesionales en contaduría pública, ingeniería civil y administración de empresas, responsables de crear artimañas financieras y comerciales que impidieran el rastreo por parte de las autoridades y evitar las alertas de movimientos sospechosos en el sistema financiero.

 

Quizás le interese: Iglesia católica de Francia ha tenido al menos 3.000 pederastas desde 1950, revela una investigación

 

“El Doctor”, era el cerebro de la organización criminal, brindaba sus servicios a narcotraficantes inversores, varios vinculados con el Clan del Golfo, a quienes les había creado empresas en sectores productivos como la construcción, hotelería, alumbrado público y agropecuario en varios lugares del país.

Sus colaboradores eran especialistas en maquillar estatutos, modificar los registros contables de empresas fachadas, con el fin de mostrar falsos historiales crediticios o proyectos financieramente sostenibles para facilitar la autorización de créditos de altas sumas de dinero con empresas públicas del sector financiero.

Durante la investigación se evidenció que sus alianzas ilegales se remontan al año 2009, época en que brindó asesoría a testaferros y colaboradores de los hermanos Castaño Gil, vinculados con el apoderamiento forzado de haciendas ganaderas en la región del Urabá antioqueño.