Durante 10 meses autoridades realizaron una investigación que terminó con la captura de siete personas por los delitos de: hurto calificado y agravado, concierto para delinquir, extorsión en grado de tentativa y receptación agravada.

Esta investigación nace ante la recolección de varias denuncias de personas que habían sido víctimas del hurto de autopartes de sus vehículos que por momentos dejan abandonados sobre bahías o parqueaderos a la intemperie.

¿Cómo operaban?

Los capturados para que de forma ágil vulneraran la seguridad de los vehículos; rompían por debajo de estos la guaya que asegura el capo, procediendo minutos después en compañía de los cómplices a desconectar el computador del carro, y demás accesorios costosos.

Luego, estos elementos eran llevados a un centro de acopio, donde más adelante contactarían a la víctima y mediante llamadas extorsivas, exigir sumas de dinero para ser devueltos los elementos hurtados.

Le puede interesar: Una menor fue atacada con ácido en Girón, Santander

Publicidad

Los investigadores, dentro de sus técnicas especializadas, analizaron más de 300 horas de grabaciones, interceptando también las líneas telefónicas de cómo planeaban estos hurtos, así como el seguimiento de agentes encubiertos a cada uno de los integrantes de la organización, con el fin de identificar plenamente los roles.

Se pudo establecer dentro de la investigación que un hombre de 25 años, conocido como “CACU o PITI”, sería el cabecilla principal de la organización delincuencial, a quien se le señala de coordinar los recorridos y perpetuar los hurtos, así como contactar a sus víctimas y realizar las llamadas extorsivas.

También se conoció la existencia de un hombre de 43 años, conocido como el “ROLO” quien era la persona encargada de comercializar estos elementos después que no eran contactadas las víctimas, no solo en la ciudad de Bucaramanga, sino en otras ciudades del país.

Dentro de las evidencias que fueron presentadas ante el juez control de garantías, está la incautación de un costal blanco con 27 computadores de vehículos, que se tenían ocultos en una bodega de un establecimiento que comercializa repuestos para vehículos en el barrio Girardot.