Una banda camuflaba en suplementos deportivos la droga sintética que importaba desde Europa para distribuirla en el norte de Barranquilla y en el municipio de Puerto Colombia.

La fachada para el negocio eran reconocidos gimnasios de la capital del Atlántico.

‘’Parte de la droga era traída desde Holanda en una presentación de la marca de vehículos Maserati y era conocida aquí en Barranquilla como éxtasis Maserati’’, dijo el comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, general Ricardo Alarcón.

Para el desmantelamiento de esta organización, la Policía infiltró personal de inteligencia.

‘’Son 10 capturados en donde se resalta que el líder de esta banda es una persona que ha salido del país por lo menos en 10 ocasiones durante este año’’, agregó el general Alarcón.

Un estudiante universitario era el mayor distribuidor de la droga sintética en un centro de educación superior, y una mujer lo hacía en diferentes gimnasios.