En Medellín fue capturado un funcionario de la Fiscalía quien exigía sumas de dinero y hasta alimentación por agilizar procesos en su dependencia.

Llamadas interceptadas y denuncias en su contra fueron clave para hallarlo responsable.

Según la investigación, Rodrigo Jaramillo Quintero, de 65 años de edad, quien trabajaba en la Sala de Denuncias de la Fiscalía en el municipio de Envigado, pedía a los usuarios sumas desde $20.000 y hasta $200.000, también almuerzos a algunos usuarios para agilizar investigaciones sobre procesos penales por delitos como estafa, abuso de confianza y hurtos menores.

Raúl González Flechas, director de la Fiscalía seccional de Medellín, dijo que “el funcionario fue capturado en la sede del Búnker de la Fiscalía en Medellín, fueron más de 40 las denuncias en su contra”.

Así las cosas, el sujeto deberá responder ante las autoridades, por el delito de corrupción de concusión en concurso homogéneo y sucesivo.

Entretanto, el Juzgado Tercero Penal Municipal de Medellín le impuso medida de prisión domiciliaria.