La Interpol de Italia y Colombia en coordinación con la Policía y Fiscalía, lograron desarticular una de las redes más temerarias dedicada a la pornografía infantil en el mundo.

Dicha operación se dio gracias a un investigación que duró un año y evidenció que desde Roma y Milán se estaba compartiendo material de abuso sexual infantil de al menos 350 número telefónicos extranjeros.

A través de esas líneas, que en su mayoría eran de Colombia, se compartía por WhatsApp y otras redes sociales el material pornográfico.

El modus operandi de los delincuentes, era crear grupos cerrados de usuarios a través de WhatsApp, para intercambiar imágenes, videos y audios del material infantil.

Tras un minucioso trabajo investigativo se logró detectar varios números y su ubicación exacta.

Una vez identificados, se planificó una operación contra los pedófilos en varias ciudades de Colombia.

Los operativos se llevaron a cabo en Medellín, Cartagena, Pereira y Popayán, donde se capturó a cuatro sujetos con todo el material criminal.

Los investigadores establecieron que los alcances de estos grupos sobrepasan los cinco continentes y cuentan con una participación de en 48 países, entre ellos:

Canadá, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, México, Managua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela, entre otros.

Las autoridades recomiendan a los padres de familia estar más pendientes de las aplicaciones que utilizan sus hijos para no caer en manos de estos delincuentes.