El arroyo El Sapo arrastró enseres y electrodomésticos de familias en ocho barrios de Malambo, Atlántico. Durante casi 48 horas las autoridades locales han trabajado para amainar el dolor de estas familias afectadas.

«Declarando la calamidad pública estamos tratando de ayudar a la comunidad de diferentes sectores de Malambo. Vamos a ayudarlos con la empresa privada. Estamos tocando puertas, el desastre ha sido en todas las viviendas», dijo Edilsa Cortina Arrieta, secretaria de Gobierno del municipio.

Muchos perdieron hasta lo poco que tenían para ganarse la vida en medio de la pandemia.

«Perdí todo, llegó un momento en que el agua subió demasiado. Me tocó buscar una parte alta. La puerta y la reja quedaron abiertas y vi como las cosas salían», relató William Molina, uno de los damnificados.

La cifra de afectados es de 250 familias y puede aumentar, pues con la Defensa Civil adelantan un censo para cuantificar las pérdidas.

«Aquí en el este sector en donde estamos, en el Manguito, tenemos 98 familias afectadas. Realmente el arrastre del agua no les dejó nada, se llevó camas, sus ropas», aseguró la secretaria de Gobierno.

Publicidad