De nuevo la calidad del aire en Medellín sufrió un deterioro por concentraciones de partículas contaminantes, según los indicadores de las estaciones de monitoreo.

Fueron 16 de las 19 estaciones de monitoreo del SIATA las que llegaron en naranja, dos en amarillo y una que alcanzó a rojo las que provocaron el nuevo deterioro en la calidad del aire en el Valle de Aburrá.

“Tuvimos una contracción de la capa residual lo que hace que estos contaminantes, que estaban en la atmósfera, en la noche no se podrán liberar fácilmente y al día siguiente las estaciones amanecieron varias casi todas en naranja”, indicó María del Pilar Restrepo, subdirectora ambiental del área metropolitana del Valle de Aburra.

En las últimas horas la mayoría logró bajar. 14 a amarillo y cinco en naranja, sin embargo, autoridades ambientales reiteran el estado de prevención pues aún no se estabiliza la atmósfera por la transición de la época seca a lluvias.

“Lo que se presenta una baja nubosidad, esa nubosidad hace que haya poca radiación, es decir que los rayos del sol no penetren con facilidad la capa terrestre y esa radiación es la que nos ayuda a que los contaminantes se liberen y con eso los contaminantes se quedan de cierta manera atrapados en la atmósfera y eso es lo que hace que los indicadores atmosféricos se eleven”, agregó.

Ciudadanos ya sienten algunas consecuencias.

Ardor en los ojos, la garganta, pero fe en las medidas

manifestó Gabriel Medina.

Publicidad

“Tos, mucha tos y mocos”, señaló Cristian Carvajal.

La medida del pico y placa ambiental extendido continuará hasta el próximo 30 de marzo con lo que se espera que salgan 800.000 vehículos de circulación diarios.

Yusy Chaparro