A la preocupación por el alto número de ocupación se suma el anuncio de cierre de camas por falta de personal médico para su operación en el Valle del Cauca.

La realidad en los hospitales se agudiza, especialmente con el agotamiento del personal de la salud.

“El trabajo realizado por todo el talento humano en las UCI durante los últimos diez meses es extenuante para sacar avante a los pacientes”, explicó Jorge Enrique Enciso presidente de la Federación Colombiana de Sindicatos Médicos.

La situación se refleja en la disposición de las camas UCI, por ejemplo, en el Valle las autoridades anuncian el cierre de 50 camas, situación que preocupa teniendo en cuenta que de 1.074 habilitadas 673 están ocupadas con pacientes COVID-19 y 360 con otras patologías.

“Hemos tenido bajas sensibles porque el personal está cansado, gente contaminada, gente en aislamiento, porque otros están temerosos de hacer parte de esa primera línea de atención al covid, vamos a cerrar en este instante 50 camas”, explicó María Cristina Lesmes, secretaria de Salud del Valle.

Una de las estrategias de la Secretaría de Salud para enfrentar este complejo panorama es realizar el traslado de pacientes de alta a media complejidad y a la espera de más personal.
En Cali hoy de 838 camas UCI el 97,5% están ocupadas.