Diana Marín, de 23 años de edad, salió con una amiga hacia el sector ecológico conocido como el Salto del Ángel, en zona rural de Envigado, Antioquia, para practicar senderismo.

Durante la caminata cayó un fuerte aguacero y cuando las jóvenes intentaban escalar una pared de piedra para retornar, Diana cayó a un abismo de 15 metros y murió.

«Ellas inicialmente hacen descenso, luego desplazamiento horizontal. Deben subir otra pared muy mojada y se ayudan con una cuerda con nudos artesanales. Al momento de caer un rayo, ella pierde el equilibrio, se cae hacia atrás, al vacío, y se golpea su cabeza. Luego cae el cuerpo a una piscina natural», dijo Luis Bernardo Morales, comandante de los Bomberos de Envigado.

El operativo de rescate fue arduo debido a las condiciones climáticas y el terreno boscoso y rocoso. Fueron necesarios 19 bomberos de Envigado que tardaron cerca de 9 horas para recuperar el cadáver.

«Ellos deben llevar cuerdas y trajes especiales. Al llegar se dan cuenta de la dificultad y hay que hacer anclajes y relevos», señaló el comandante.

Diana Marín vivía con su familia en el municipio de Itaguí y era enfermera de profesión.