Con una amonestación como si fuera un árbitro en la cancha, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero sacó tarjeta roja a quien no llevara el tapabocas, se trata de la estrategia ‘Colombia arranca seguro, conciencia del uso de la prenda para salvar sus vidas’.

“Hay estudios que están demostrando que si dos personas están hablando y una de ellas tiene coronavirus la probabilidad de que la otra se contagie baja el 1.5 % sí usan tapabocas, es decir, muy bajita, el tapabocas es una herramienta poderosa, por eso Medellín fue la primera ciudad en América Latina en exigir el tapabocas tanto en el Metro como en el espacio público”, afirmó el alcalde de Medellín, Daniel Quintero.

El alcalde anunció además la propuesta para que personas recuperadas de COVID-19 trabajen en algunos lugares de crisis y exposición al virus, pues ya tienen los anticuerpos.

Por otro lado, en Medellín se presentan pequeños brotes de COVID-19 en estaciones de Policía y en la Cuarta Brigada del Ejército.

Además, la capacidad de UCI en la ciudad está óptima con 14 % de la ocupación; en el barrio Santa cruz donde se hizo cuarentena y toque de queda, este martes ya se presentan cero contagiados.