En el departamento del Cauca líderes campesinos que derivan su sustento de cultivo de la hoja de coca pidieron al Gobierno dialogar antes de empezar las fumigaciones con glifosato.

Indicando temor por los daños a cultivos de pancoger, fuentes hídricas y la salud de las comunidades, líderes campesinos que derivan su sustento del cultivo de la hoja de coca rechazaron el anuncio del posible reinicio de las fumigaciones con glifosato.

“Rechazamos esta intervención, como dijimos, de política antidrogas autoritaria que va a afectar sin duda nuestros ecosistemas, nuestros recursos hídricos”, afirmó Jhon Jairo Fuentes, secretario de la Asociación Agropatía.

Aseguran que la erradicación forzada los condenaría a vivir sin el sustento diario para ellos y sus familias.

Vea también: ¿Qué se escucha en Marte?: NASA revela los sonidos grabados por primera vez en la historia

“Y queremos llamar al Gobierno a que se siente a negociar con nosotros de una manera concertada y de forma consensuada con las comunidades campesinas antes de una intervención que dejará solamente pobreza”, aseguró el secretario de la Asociación Agropatía.

En Cauca existen 25 mil hectáreas sembradas con hoja de coca, siendo el Cañón del Micay, las inmediaciones del Naya y las montañas de Toribío las de mayor presencia de cultivos de uso ilícito.