El gobierno asegura que no habrá acciones contra los campesinos que vivían en los páramos al amparo de la guerrilla y que para ellos se renovará el plan de rehabilitación social de hace 20 años.