A través de un comunicado la compañía petrolera anunció la cancelación de los contratos con la empresa Dispetrocom Ltda, en la que tendría vinculación la jueza Betulia Orduña, que lleva el caso de la Refinería de Cartagena.

De acuerdo con Ecopetrol, en ningún momento la funcionaria de la Rama Judicial declaró un posible conflicto de intereses, ni reveló su condición de juez de la República.

La petrolera puso estos hechos en conocimiento de la Procuraduría, La Fiscalía General, y el Consejo Superior de la Judicatura para que adelanten las investigaciones correspondientes.

El caso de Reficar se adelanta por los sobrecostos en la modernización de la planta que desató un lío jurídico entre Ecopetrol y la empresa CBI.