Luego del anuncio de las autoridades ecuatorianas sobre el hallazgo de estupefacientes en el bus que se accidentó en la frontera ecuatoriana y que cobró la vida de 24 personas, sus familiares están a la expectativa sobre el retorno, tanto de los 22 heridos como de las 23 víctimas mortales, toda vez que el viaje programado para hoy fue cancelado.

Fanny Carmona, familiar de una de las víctimas del accidente, pidió “al Gobierno nacional y a todos en Ecuador, que por favor nos repatríen los cuerpos, la angustia cada día crece más, el saber que nuestros seres queridos están por allá”.

El hallazgo de estupefacientes en el bus que los llevaba gratis de paseo a Perú, los tomó por sorpresa y esperan ahora el avance de las investigaciones.

“Queremos que esto llegue a fondo, que se aclare todo porque sí necesitamos claridad, que sí hay algo oscuro, que lo investiguen pero que nos los entreguen a todos”, sostuvo Carmona.

Claudia Ramírez, hija de María de Jesús Chavarro, una pensionada de 62 años y quien falleció en el siniestro, clama por la repatriación del cuerpo.

“Eso estamos esperando del Gobierno porque nadie nos dice nada, ni hablarnos, ni el alcalde, no nos dicen nada”, sostuvo la angustiada mujer.

Entretanto, vecinos oran y con cintas moradas se solidarizan toda vez que muchas de las víctimas vivían desde hace al menos 20 años, en los barrios El Guabal y San Judas.