Un mega operativo en contra del delito sexual contra niños, niñas y adolescentes adelantaron las autoridades en el país. Más de 140 personas fueron capturadas.

En la redada se estableció que varios de los agresores sexuales serían los mismos familiares de los menores que fueron víctimas en medio de la pandemia. Entre los capturados también hay profesores y hasta un sacerdote.

Vea también: «Es inconstitucional»: Claudia López sobre protocolo que propone el Gobierno para protestas

La operación denominada atenea dos se desarrolló en 32 departamentos y en ciudades principales del país como Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla.

Entre los casos se encuentran:

Publicidad
  • Un hombre extranjero, presuntamente, accedió y filmó a un menor de edad en repetidas ocasiones. Este sujeto, según las investigaciones, aprovechaba que su familia alquilaba habitaciones para residentes venezolanos, y, cuando estos ciudadanos salían a laborar, al parecer cometía los vejámenes contra el niño.

  • En Soacha un individuo habría contactado a un niño a través de un perfil falso en redes sociales, haciéndose pasar por una adolescente.

Persuadiendo al menor para intercambiar fotografías en las que aparecía desnudo. Luego, bajo la modalidad de sextorsión, presuntamente lo intimidaba para que realizara actos sexuales a través de videollamadas por redes de mensajería instantánea.


  • En Cúcuta una mujer habría permitido que su pareja abusara de su sobrina de 14 años y, además, que estos actos fueran grabados en video.

  • Una mujer en Pereira habría vendido contenidos sexuales de su hija de 14 años a un ciudadano mexicano para, de acuerdo con las investigaciones, posteriormente pactar un encuentro en la isla de San Andrés, donde la menor de edad era objeto de diversos vejámenes.

  • En el Meta capturaron a un sacerdote quien, mediante regalos y engaños, abusó durante tres años de un adolescente que asistía a su parroquia.

La Policía Nacional, ha logrado en lo corrido del año dejar a disposición de las autoridades a 2.125 personas por delitos que afectan la integridad, libertad y formación sexual de los niños, niñas y adolescentes.