La Policía Nacional en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, identificaron a varios delincuentes, que aunque ya habían sido capturados en anteriores ocasiones por los mismos delitos.

Aún continuaban delinquiendo en diferentes lugares del país, extorsionando a comerciantes, docentes, transportadores, agricultores, ganaderos y comunidad en general, para exigirles dinero a cambio de no atentar contra sus vidas.

Con la operación ‘Prolíficos’, realizada en 27 departamentos y dos capitales, lograron la captura de 70 reincidentes, los cuales seguían delinquiendo mientras eran requeridos por la justicia por los delitos de secuestro y extorsión.

Publicidad

Intimidaban a los docentes en Ocaña

Hace unos días algunos docentes de este municipio, ubicado en la zona nordeste del país, empezaron a recibir mensajes vía celular por parte de sujetos que se identificaban como miembros del EPL, los cuales les exigían 120 millones de pesos a cambio de no atentar contra sus vidas o sus familias.

Al pasar los días, las amenazas dieron paso a atentados en contra de las residencias de los afectados.

Las cámaras de seguridad son testigo de cómo uno de los delincuentes llegaba casi a la media noche a una de las residencias, realizando varios disparos con arma de fuego hacia los portones y ventanas, para posteriormente emprender la huida. Lo anterior, como mecanismo de intimidación y con el ánimo de crear zozobra en los profesores.

Una vez conocidos estos hechos los investigadores del Gaula lograron establecer a través de labores de seguimiento y recursos técnicos; todas estas extorsiones tenían el mismo modus operandi, identificando como autores intelectuales y materiales a dos sujetos que no pertenecían a ningún Grupo Armado Organizado.

Se trababa de una banda de delincuencia común conformada por Leonardo Becerra Carvajalino, un hombre de 26 años de edad, con antecedentes por constreñimiento ilegal, daño en bien ajeno y hurto calificado.

El otro integrante de este duo delincuencial se pudo identificar como Marlon Bayona, de 34 años de edad y oriundo de Ocaña, quien actualmente trabajaba como conductor de la empresa en donde era socio uno de los afectados.

Los capturados quedaron a disposición de la autoridad competente a la espera que un Juez de Control de Garantías defina su situación judicial.

Cayeron varios cabecillas

Entre las capturas más importantes en la “Operación Prolíficos” está Juan Fernando Restrepo Taborda, alias “Ñengo” cabecilla de la estructura delincuencial GDCO los “Juaquinillos”, siendo el responsable de ordenar los desplazamientos forzados en la comuna 16 de Medellín.

Entre el amplio prontuario de “Ñengo”, figuran delitos como: concierto para delinquir agravado por darse para extorsión, fuga de presos, lesiones personales, fabricación, tráfico y porte de armas de fuego o municiones, fabricación, tráfico y porte de armas de uso privativo de las fuerzas armadas.

En el departamento de Bolivar fue capturado Daniel Perea Rodríguez, alias “Perea”, integrante del Grupo Armado Organizado (GAO) “Clan Del Golfo- Héroes del Caribe”, siendo el responsable de recolectar y suministrar el armamento a esta organización criminal para delinquir en la región.

Este individuo está sindicado de múltiples delitos, entre los que están: concierto para delinquir agravado por darse para extorsión, extorsión, constreñimiento ilegal, receptación, fabricación, tráfico y porte de armas de fuego o municiones, hurto, amenazas, trafico fabricación o porte de estupefacientes.

Golpeando las economías criminales

Teniendo en cuenta las importantes finanzas que manejan las bandas delincuenciales dedicadas al secuestro y la extorsión, se planificaron de manera detallada 6 operativos simultaneos en la capital del país, y los departamentos de Huila, Nariño, Norte de Santander y Putumayo.

Esto permitió aplicar la materialización de las medidas cautelares de embargo a 31 bienes muebles e inmuebles avaluados en más de 21 mil millones de pesos.

El resultado más importante se logró en la ciudad de Bogotá al lograr afectar de manera contundente las finanzas criminales del Grupo de Delincuencia Común (GDCO) “La Riviera”, dedicado al secuestro extorsivo en la capital del país.

Con respecto a la extorsión durante este año se han denunciado 7.020 casos de extorsión en el territorio nacional.