En un trabajo minucioso y gracias al seguimiento estricto por parte de agentes de inteligencia de la Sijín de la Policía de Cundinamarca, fue desarticulada una banda delincuencial reconocida entre la mafia como ‘Los Magníficos’.

«Hemos logrado la captura de ocho personas que tenían su zona de distribución en el municipio de Mosquera. Esta actividad se desarrolló en el marco de la operación Fortaleza y nos dio estos resultados», dijo el coronel César Ovidio Castro, comandante de la Policía de Cundinamarca.

En unos videos grabados por las autoridades quedó en evidencia el modus operandi de la organización; la venta de estupefacientes era su negocio más rentable.

El cabecilla de la organización, alias ‘Alvarito’ tenía un prontuario delictivo histórico y era quien daba las órdenes a alas ‘Faicon’ y ‘Jhnu’ los distribuidores, quienes tenían a su disposición dos vendedores y tres intermediarios.